Para Macri lo peor ya pasó

Para Macri lo peor ya pasó

Susana Shanahan

01 Marzo 2018

0
0
0
s2smodern

Durante la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso el presidente Mauricio Macri no dejó temas por tocar. Insistió con que el objetivo de su gobierno es reducir la pobreza, dijo que se seguirá bajando la inflación y que si bien está a favor de la vida ve con agrado el debate en torno al aborto.


El presidente de la Nación, Mauricio Macri, inauguró este jueves el 136° período de sesiones ordinarias del Congreso ante la presencia de senadores y diputados.

Macri inició su alocución rindiendo homenaje a los tripulantes del ARA San Juan. Acompañaban al Presidente, Gabriela Michetti, vicepresidente de la Nación, funcionarios, gobernadores, integrantes del clero y del cuerpo diplomático, más invitados especiales, como familiares de los marinos de submarino.

En un breve pero contundente discurso dejó importantes conceptos sobre los variados temas que nos ocupan a los argentinos, con frases como “somos la generación que está cambiando la Argentina para siempre”, “los invito a vivir esta nueva etapa con el entusiasmo de hacer, con la emoción de tomar el futuro en nuestras manos y la alegría de saber que somos la generación que está cambiando la Argentina para siempre” y “lo peor ya pasó y ahora vienen los años en los que vamos a crecer”.

En otro tramo el mandatario pidió a quienes opinan “distinto” que “por un minuto abran su mente y su corazón y piensen que todo lo que le estamos proponiendo es en absoluta buena fe, puede funcionar, está funcionando”.

Para resaltar: “Nuestros verdaderos enemigos son la resignación, la indiferencia, y necesitamos de todos, unidos, porque los argentinos unidos somos imparables para derrotarlos con coraje, con entusiasmo, con fuerza y así dar lugar a esta argentina que tanto soñamos y nos merecemos”.

Afirmó que los argentinos “estamos en la dirección correcta” para afrontar la lucha contra la pobreza, “dejando atrás muchos años de estancamiento y retroceso” y subrayó: “Y esto no sólo sucede en lo económico. Los argentinos estamos madurando”.

Agradeció al conjunto de la sociedad “por comprender que éste es un esfuerzo que hacemos entre todos, trabajando juntos” para continuar con un “gracias por marcar el camino y elegir la verdad, aunque a veces incomode, por entender que las cosas llevan tiempo y que no hay atajos ni soluciones mágicas. Por comprometerse con el diálogo, que es la única manera de llegar a soluciones que incluyan a todos”.

Dirigiéndose a los senadores y diputados nacionales propuso “trabajar en una agenda de trabajo con desafíos concretos que nos ayuden a seguir creciendo, pero sin desconocer la importancia de otros temas significativos sobre los que venimos trabajando”.

Puntualizó que esa agenda debe estar orientada a continuar mejorando la educación, los mecanismos generadores de empleo, el cuidado de niños y adolescentes, la seguridad, trabajar por potenciar las oportunidades de las mujeres, el acceso al crédito y el cuidado del medio ambiente, entre otros puntos.

Enfatizó que “esos objetivos marchan sobre un camino de desarrollo, en el que estamos combatiendo la pobreza para que nadie quede atrás”.

El Presidente ponderó: “Quiero dejar bien clara mi intención: detrás de cada propuesta, de cada reforma, de cada transformación está la responsabilidad y el amor con que he tomado esta tarea. Y siempre pienso en qué es lo mejor para todos los argentinos. No vine a hacer lo que me conviene a mí o a mi gobierno”.

En el balance de estos dos años ratificó el rumbo “del cambio con gradualismo, un camino en el que todos los argentinos estamos unidos por el esfuerzo”.En ese sentido, indicó que en contra de los que “critican por ir demasiado lento” y piden “hacer un shock de ajuste”, la prioridad del Gobierno “es trabajar para reducir la pobreza y asegurarnos de que ningún argentino pase hambre”.

A lo que agregó: “Y los otros nos piden que nada cambie, y yo les digo: si nada hubiese cambiado estaríamos como otro país hermano que está en una desintegración social”.

Solicitó “evitar los diagnósticos apocalípticos” y tener “coherencia y templanza para recorrer el camino y avanzar de acuerdo a los tiempos que vivimos”.

Además aclaró: “Tenemos metas para bajar la inflación, para reducir el déficit fiscal. Y como las vamos a cumplir, vamos a dejar de endeudarnos y se van a multiplicar las inversiones en un país confiable”.

Remarcó la importancia de seguir avanzando en “un Estado moderno y facilitador, que dé las herramientas a los argentinos para mejorar sus vidas y obligue a los funcionarios a rendir cuentas” y “tener un alto estándar ético”.

Reveló que “en estos dos años, los funcionarios nos pusimos límites como nunca antes para garantizar que no estamos acá para beneficiarnos. Ahora, hay reglas sobre cómo mostrar nuestro patrimonio, que estudian y resuelven posibles conflictos de interés y normas que definen límites para nombrar familiares en el gobierno, entre otras”.

Y aprovechó a pedir a todos los poderes del Estado a que se sumen a “esta tarea titánica” de seguir mejorando las calificaciones en el índice de Transparencia Internacional en que el país pasó en sólo dos años del puesto 106 al 85.

Asimismo dijo: “Queremos hacer permanentes estos cambios en una Ley de Integridad Pública que reúna las reformas que ya implementamos, y las que surjan del debate parlamentario.

El Jefe de Estado subrayó que “no podemos gastar más de lo que tenemos” y señaló que en ese objetivo “nos pusimos de acuerdo con los gobernadores para ordenar la relación entre Nación y provincias”.“Después de décadas de desorden, llegó el momento de ser serios con el equilibrio fiscal” porque “es la plata de los argentinos y administrarla con responsabilidad es nuestra obligación”, aseveró.

Hizo hincapié en “el boom del crédito hipotecario” que hizo de 2017 el año con más préstamos para vivienda en casi dos décadas, que les permitieron a decenas de miles de familias comprar sus casas con cuotas más bajas que un alquiler, refaccionar sus unidades y conectarse a las redes de agua y gas. “Todo esto fue posible, entre otras razones, porque la inflación está bajando”, subrayó.

Marcó que “la inflación del 2017 fue menor a la del 2016”, que la de la de este año seguirá en baja “y la del año que viene, aún menor a la de 2018”. “No queremos sólo bajarla. Queremos que nunca más sea un instrumento de la política, como lo ha sido durante más de 70 años”, por cuanto “la inflación castiga a la mayoría, dificulta la competencia y nos mantiene presos del corto plazo”, amplió.

Solicitó al Congreso transformar en ley el proyecto de Financiamiento Productivo que permitirá “seguir teniendo crédito hipotecario por varias décadas y va a dar más opciones para canalizar el ahorro de los argentinos, en especial a las Pymes que necesitan capital para crecer”.

Macri adelantó que el Poder Ejecutivo presentará el proyecto de Ley de Inclusión Laboral “para que miles de trabajadores informales puedan registrarse sin perder la antigüedad y los beneficios que les corresponden por sus años de trabajo” y resaltó que la iniciativa “es el fruto del trabajo en equipo entre sindicatos y empleadores, unidos detrás de la meta de cuidar el empleo argentino”. En ese sentido puso de relieve que en ese ámbito y a través de acuerdos entre partes “la desocupación está bajando y el total de trabajadores registrados aumentó en casi 270 mil”.

Del mismo modo, expresó su compromiso de trabajar para que el salario igualitario entre mujeres y hombres “que establecen nuestras leyes sea una realidad”.

Enfatizó: “No podemos permitir más que una mujer gane menos que un hombre. No es justo, no está bien. Y, según el INDEC, estas diferencias llegan hasta el 30%. Y, esto no puede seguir así”.

Paralelamente dijo que el Gobierno presentará un proyecto de ley que extienda la licencia por paternidad porque “sabemos lo importante que es estar en familia en esos primeros días”.

En cuanto a la actividad turística resaltó las marcas récords registradas el año pasado en ocupación hotelera y vuelos de cabotaje y remarcó que potenciar esa actividad significa más “trabajo de calidad”. Exaltando que “el turismo tiene que ser una causa compartida por todos” porque “los argentinos tenemos que construir una cultura del servicio para que cada persona que nos visite se enamore de nuestro país y quiera volver una y otra vez”.

Recordó que este año la Argentina será anfitriona de la cumbre del foro del G20 y de los Juegos Olímpicos de la Juventud “que son más puertas de entrada y van a multiplicar la cantidad de turistas”.

El Mandatario señaló la necesidad de contar con una nueva ley sobre telecomunicaciones y tecnología de la información para “mejorar la competencia y las inversiones, bajar los precios y mejorar la calidad del servicio a los usuarios”. “Va a haber lugar para que cooperativas, empresas pequeñas, medianas, grandes, nacionales e internacionales participen activamente de la conversación para garantizar la neutralidad de las redes y la pluralidad de los contenidos”, indicó.

Destacó en ese rubro los avances alcanzados en los últimos dos años que posibilitaron aplicar el servicio de Internet en la red de Telesalud Pediátrica “que ya funciona en 20 provincias” y por el cual las familias “pueden hacer consultas con médicos del Garraham sin tener que moverse de su pueblo”.

En esa línea, mencionó el crecimiento de la Red Federal de Fibra Óptica, que ya tiene más de 32.000 kilómetros tendidos y conecta a más de 400 localidades antes desconectadas, como también la ayuda a emprendedores que permitieron aumentar en 20 por ciento la exportación de esos servicios.

También anunció la decisión de preservar “una parte importante de Campo de Mayo y transformarlo en un Parque Nacional” que será uno de los más grande a nivel urbano y se integrará al sistema de áreas protegidas del área metropolitana.

“Si ustedes, dirigiéndose a los Legisladores, convierten en ley estos proyectos habremos logrado juntos que 2018 sea el año de mayor creación de parques nacionales de nuestra historia”, destacó.

Adentrando en el tema seguridad, remarcó que “los argentinos queremos vivir en paz” y “salir a la calle sin miedo” y sostuvo que “la seguridad y la lucha contra el narcotráfico son dos de las demandas más grandes” que plantea la sociedad. Destacó que “por primera vez tenemos una estrategia nacional para abordar estos temas y estamos llevando el cuidado del Estado adonde antes sólo existía el poder de las bandas”.

“Lo mejor es que esta estrategia está funcionando. Las incautaciones de droga son récord, la cantidad de robos se redujo en un 11 por ciento y los homicidios en un 20 por ciento en estos dos años”, puntualizó.

Del mismo modo, puso de relieve el accionar de las fuerzas policiales cuyas mujeres y hombres “se juegan la vida por nosotros y merecen todo nuestro respeto y admiración”.

Insistió con la importancia de reformar los códigos Penal y Procesal Penal y, en ese marco, avanzar en el Congreso con la “Extinción de Dominio y que el Estado recupere los bienes del narcotráfico y del crimen organizado” y agregó: “Desde el año pasado hay una comisión de expertos trabajando y esperamos que nos propongan un Código Penal nuevo en pocos meses”.

El Presidente, a su vez, pidió también trabajar junto al Congreso para “combatir la malnutrición y la obesidad infantil”, mal del cual la Argentina es el país de América Latina con mayor índice, y que “afecta más a los que menos tienen”. “Estamos trabajando para que tengan acceso a alimentos más frescos y saludables. La alimentación sana es hoy una temática mundial, semejante a la defensa del ambiente”, aseguró.

También alentó a los padres “ser parte del proceso de mejora” en la educación porque “no podemos dejar a los maestros solos en esto”, señaló que “la única manera de mejorar es partir de la verdad, de un diagnóstico verdadero, transparente, público, a disposición de todos”.

Al respecto del compromiso que deben asumir los gremios manifestó que “no podemos hacer política con la educación de nuestros hijos” y “no podemos acordarnos de la educación sólo en el momento de las paritarias”.

El Presidente puso énfasis en “poner sobre la mesa el embarazo adolescente no intencional” dado que la Argentina “muestra una situación crítica” en ese sentido: “Cada año más de 100 mil chicas, menores de 19 años, quedan embarazadas y 7 de cada 10 de esos embarazos no son intencionales” lo que hace que “las vidas de esas jóvenes cambian para siempre”.

No obstante concluyó: “Vemos con agrado que el Congreso incluya en la agenda de este año el tratamiento sobre aborto sobre el cual espero que se escuchen todas las voces y se tomen en cuenta todas las posturas”. Precisando: “Como más de una vez dije, estoy a favor de la vida. Pero también estoy a favor de los debates maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos”.

0
0
0
s2smodern